Ruta en moto por los Arribes del Duero

  • Categoría de la entrada:Rutas
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Ruta en moto por los Arribes del Duero

Zamora – Ciudad Rodrigo

222 Km  – 3,5 horas

En esta ruta en moto por los Arribes del Duero, vamos a disfrutar de unos paisajes impresionantes. El río Duero viaja encañonado entre las montañas donde también se esconde una fauna muy diversa.
Yo sólo vi las aves (es lo más fácil) como el buitre leonado o el águila real además de otras águilas que no sabría identificar. Son espectaculares por la envergadura de sus alas.

La ruta en sí, son poco más de 200 kilómetros y el tiempo estimado es de 3 horas y media sin paradas. A mí me llevó cerca de 6 horas y es que si quieres disfrutar un poco de los lugares que recorre esta ruta, no te va a quedar más remedio que hacer las paradas pertinentes.

La ruta sale de Zamora, ciudad monumental bañada por el río Duero. Salimos, precisamente, cruzando el río en dirección a Fermoselle por la CL-527. Cuando dejamos la zona de casas vemos una gasolinera en la que podemos repostar y así olvidarnos del tema y hacer tranquilos la ruta.

ruta en moto por zamora
Ciudad de Zamora

La carretera que lleva a Fermoselle tiene un buen firme y es rápida, ya que apenas tiene curvas. Pero no por eso no deja de ser bonita, con grandes encinares que se extienden a ambos lados de la carretera.

Llegamos a Fermoselle, primer contacto con los Arribes del Duero propiamente dichos. Desde este momento empezamos a hacer una ruta a lo largo del río Duero, acercándonos y alejándonos del cauce del río, según nos marca la carretera.

ruta en moto por los arribes del duero
Parque Fermoselle
Pueblo de Fermoselle

Desde Fermoselle nos acercamos a la presa de Bemposta, que hace frontera con Portugal. Son pocos kilómetros y además son muy divertidos con curvas de radio amplio y el asfalto en buenas condiciones.

Después de visitar la presa volvemos sobre nuestros pasos para desviarnos a la derecha en dirección Trabada/Vitigudino por la ZA-316. Nos esperan unos kilómetros de carretera estrecha con curvas muy cerradas, por eso es un tramo lento. Pero todo esto se ve recompensado con unas vistas espectaculares de la sierra.

Cruzamos por el puente sobre el río Tormes, que hace de frontera natural entre las provincias de Zamora y Salamanca. Al cambiar de provincia vemos que el asfalto de la carretera es más regular. Nunca dejará de sorprenderme estos cambios de asfalto cuando pasamos de una provincia a otra o cambiamos de comunidad autónoma. Continuamos por esta carretera hasta que llegamos al pueblo de Trabanca.

En la entrada del pueblo hay una gasolinera, por si no hemos repostado en Zamora. Justo después vemos un cruce que indica Villarino a mano derecha. Giramos y enfilamos una carretera también en muy buenas condiciones.

Cruzamos Villarino, sin dejar la carretera que traemos. En el pueblo hay indicaciones a algún mirador a los Arribes del Duero, pero yo creo que no merece la pena desviarse, ya que en la ruta que llevamos programada vamos a tener ocasión, más adelante, de ver miradores más accesibles e interesantes si cabe, así que continuamos.

Unos 5 kilómetros después dejamos a nuestra derecha el pueblo de Pereña. A partir de aquí la carretera se vuelve más revirada y divertida, aunque también tiene algún que otro parche en el asfalto. LLegamos a un cruce donde tenemos que parar para incorporarnos a la SA-314. Ahí giramos a la derecha en dirección Masueco/Aldeadávila.

Cruzamos Masueco, por delante de la iglesia de San Nicolás y poco después llegamos a Aldeadávila de la Ribera. Es un pueblo pequeño, donde destaca la plaza del ayuntamiento. Allí podemos ver la iglesia de San Salvador y las casas de piedra rodeando la plaza. También podemos parar a tomar algo en alguno de sus bares.

ruta en moto por zamora
Plaza de Aldeadavila

La verdad es que las calles de Aldeadávila son un lío y apenas hay indicaciones, así que si lleváis GPS mejor. Yo no suelo llevarlo así que me “perdí” un poco para dar con la salida correcta.
Hay un desvío a la derecha en la SA-314 hacia el Mirador del Fraile, que es el lugar hacia donde nos dirigimos. Es una carretera un poco rota y sin arcenes.

Si hemos entrado en Aldeadávila y nos hemos liado con las salidas, pensad que el Mirador del Fraile queda siempre a mano derecha, salgamos por donde salgamos. De camino hay varias indicaciones al mirador. Desde Aldeadávila al mirador hay como unos 7 kilómetros y este mirador sí que merece la pena verlo. Tanto por las vistas impresionantes del cañón del Duero, como por las aves rapaces que sobrevuelan el lugar.

Mirador del Fraile
Mirador del Fraile
Arribes del Duero
Mirador del Fraile

Volvemos sobre nuestros pasos para coger otra vez la SA-314 en dirección a Zarza de Pumareda. Cruzamos Zarza hacia Barruecopardo, desde donde tenemos unos 20 kilómetros hasta el Salto de Saucelle. Pasamos el pueblo de Saucelle y aproximadamente a un kilómetro nos desviamos a la derecha. El cruce es un poco raro, ya que no hay Stop… Bueno, una imagen vale más que mil palabras, así que pongo una captura de google maps.

cruce Saucelle
Cruce al Salto de Saucelle

En el salto de Saucelle tenemos dos miradores; el Picón del Moro y el Mirador del Salto. Para llegar al Picón del Moro tenemos que dejar la moto y andar unos metros. Bueno, más bien subir, porque el mirador está en lo alto de una colina pero las vistas bien merecen la pena hacer un poco de ejercicio. 

Mirador de Saucelle
Mirador del Salto
Mirador picon Moro
Mirador Picon del Moro

Un poco más adelante está el mirador del Salto, desde donde se ve al Duero perderse hacia el interior de Portugal. 

Retomamos nuestro camino hacia Hinojosa de Duero, metiéndonos hacia el interior de la provincia de Salamanca. La carretera está repleta de curvas con un firme bastante aceptable, sobre todo si llevas una trail, como yo en esta ocasión. Vamos serpenteando entre las montañas hasta que llegamos al Mirador del Contrabando, desde este mirador tenemos unas bonitas vistas del macizo montañoso.

Arribes del Duero
Mirador del Contrabando
Mirador del Contrabando
Mirador del Contrabando

A partir de aquí se acaban las curvas y enfilamos la carretera hacia Ciudad Rodrigo. Cruzamos el pueblo de Hinojosa de Duero y 3 o 4 kilómetros después llegamos al cruce con la CL-517, donde giramos a la izquierda en dirección Salamanca. 

Llegamos al pueblo de Lumbares y casi al final del pueblo hay un cruce pequeño sin apenas señalización (no hay Stop), donde giramos a la derecha en dirección Ciudad Rodrigo. Antes de llegar a nuestro destino, rodando por la SA-324 aún nos espera una pequeña sorpresa llamada San Felices de los Gallegos.

San Felices es un pueblo medieval pequeñito con mucho encanto. Podemos ver al lado de la plaza de España su iglesia parroquial que muestra varios estilos arquitectónicos porque fue reconstruida varias veces desde el siglo XII. En uno de los laterales de la plaza vemos un arco, cruzamos por debajo y vamos a dar al castillo con su torre del homenaje bastante bien conservada. 

castillo san felices

Una vez que hemos hecho las pertinentes fotos volvemos a la carretera que traíamos para hacer los últimos kilómetros que nos separan de Ciudad Rodrigo.
Ciudad Rodrigo es un lugar donde se construyeron muchos monumentos en distintas épocas, aunque predominan las construcciones medievales frente a algunos otros edificios de estilo renacentista y gótico que se construyeron en la edad Moderna. Sin duda merece la pena perderse por su casco antiguo, muy bien cuidado, que te transporta a otra época. Aprovechamos también para degustar su gastronomía donde prevalecen los productos de cerdo ibérico.

Sin duda, esta ruta en moto por los Arribes del Duero te va a dejar un buen sabor de boca y te dará pie para que quieras hacer otra ruta por Salamanca, ya que es una provincia muy chula para andar en moto.

Deja una respuesta