Bilbao-Tolosa

Rutas por País Vasco

125 kilómetros     3 horas

En esta ruta en moto por el País Vasco vamos a disfrutar de las carreteras de las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa. Pasaremos por carreteras de montaña y también rodaremos un rato junto al mar.  

Salimos de Bilbao por el sur. Cogemos la A-8 en dirección Donostia-San Sebastián. Seguimos las señales en esa dirección hasta la salida 105 donde nos desviamos a la derecha en dirección a Vitoria por la N-240. Pasamos una rotonda donde seguimos en dirección Vitoria, para unos metros después coger el carril de la derecha en dirección Donostia, por la N-634.

Unos 7 kilómetros después, nos volvemos a desviar a la derecha dirección Amorebieta, por la BI-635. No dejaremos esta carretera hasta llegar a Rentería. Allí nos encontramos una rotonda que cruzamos recto en dirección a Lekeitio, por la BI-2238. Esta carretera ya no la dejaremos hasta llegar a Lekeitio.

La BI-2238 es una carretera con un montón de curvas para disfrutar y con un paisaje que no deja indiferente a nadie. Cuando llegamos a Lekeitio, lo cruzamos por el centro sin desviarnos. Pasamos por delante de la parroquia de la Asunción y cruzamos el río Lea en su desembocadura. Es buen momento para parar a tomar algo en los chiringuitos de la playa de Karraspio y disfrutar del paisaje.

provincia de Bilbao
Playa de Karraspio

Después de coger fuerzas seguimos nuestra ruta por la BI-3438 hasta Ondarroa. Estos 14 kilómetros que separan las dos localidades los hacemos acompañados en todo momento por el mar Cantábrico. Cruzamos Ondarroa y nos dirigimos a Azkoitia. Para eso, cogemos la rotonda en dirección Deba, por la BI-638.

Cambiamos de provincia y nos metemos en Guipúzcoa. Cruzamos Motrico siguiendo las indicaciones a Deba, por la GI-3230. Esta es otra carreterita llena de curvas y vegetación densa.

LLegamos a un Stop y giramos a la derecha en dirección Bilbao, por la N-634. En este tramo vamos a ir acompañados en todo momento por el río Deva. Cruzamos Mendaro y un poco después Altzola. Cruzaremos el río y un poco más adelante, en la rotonda, ya vemos las indicaciones a Azpeitia y Azkoitia, por la GI-2634. Estos son dos pueblos que tienen mucho encanto y en los que merece la pena parar un rato.

En Azkoitia podemos ver la Torre Idiáquez, la Parroquia de Santa María la Real o la casa consistorial. Está todo muy cerquita 

Ayuntamiento Azkoitia (Bilbao)
Ayuntamiento Azkoitia
Torre Idiáquez Azkoitia (Bilbao)
Torre Idiáquez

A medio camino entre Azkoitia y Azpeitia está la localidad de Loyola. Ahí, casi es parada obligada para ver el famoso santuario de San Ignacio de Loyola.
El santuario está formado por varios edificios del que destaca, sobre todo, la basílica. Tiene una gran cúpula y un pórtico de tres ojos. En el medio está el escudo de los Borbones.

Monasterio de loyola
Basílica San Ignacio de Loyola

En Azpeitia también merece la pena parar. Y es que toda esta zona es rica en monumentos de distintas épocas y estilos arquitectónicos. Podemos para a ver la Ermita de Nuestra Señora de Olatz, que más que una ermita parece un palacete. También podemos visitar el Palacio Antxieta.

Después de la visita cultural, salimos de Azpeitia en dirección Tolosa, por la GI-2634. Ahora toca divertirse haciendo otras curvitas. 23 kilómetros que son pura diversión de curvas y paisajes verdes hasta que llegamos a nuestro destino y final de ruta, en Tolosa.

Tolosa es una ciudad con mucho encanto, con un montón de cosas para ver y pasar un buen rato. Tiene muchas construcciones medievales, como la Puerta de Castilla, la iglesia de Santa María o la iglesia de San Francisco.
Puedes ver toda la información en la página de turismo de Tolosa.

Deja una respuesta