Técnicas de conducción

  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Técnicas de conducción segura de motos

Normalmente, las personas que andamos en moto asiduamente tenemos un sexto sentido para ver las situaciones peligrosas antes de que sucedan.

Tanto si circulas por la ciudad como por carretera abierta, tienes que estar siempre concentrado en la conducción y alerta para cualquier imprevisto; esa curva que no tiene visibilidad, ese camino que sale a la carretera, ese coche que está aparcado, pero notas que tiene gente dentro…
Hay un sinfín de situaciones que nos pueden estropear nuestro momento de felicidad, que es rodar en moto.

Hay una frase que decían los vaqueros… «donde pongo el ojo, pongo la bala». Algo parecido pasa con la moto. Ahí a donde miras es a donde se dirigirá la moto. Por eso, debes mirar siempre a lo lejos poniendo tu mirada donde esté la trazada que quieras hacer.
Otra cosa que debes tener en cuenta es que, aunque el firme de la calzada sea muy bueno, siempre debes dejar un margen de seguridad ante imprevistos.

Cuantas veces hemos tenido que levantar la moto en medio de una curva porque había gravilla suelta, ramas en la carretera o cualquier otro imprevisto. Esa sensación que te recorre la espalda después… buff.
Nunca busques los límites de la moto, para eso están los circuitos.

Hojas y humedad en la curva

Otro tema aparte es el tráfico. Cuando rodamos en medio del tráfico tenemos que estar muy atentos a los demás vehículos, ya que pueden hacer movimientos imprevistos. Por eso, tan importante es mirar hacia adelante como hacerlo hacia los lados, es lo que se conoce como visión periférica.

Debemos tener en todo momento controlado el tráfico de nuestro alrededor y también el que tenemos detrás. Por eso tenemos que llevar los espejos bien regulados, para poder ver lo que ocurre detrás de nosotros tan solo con un golpe de vista.

A la hora de cambiar de carril, tenemos que mover la cabeza para ver el retrovisor desde otro ángulo y no llevarnos una sorpresa con los ángulos muertos. Incluso, si es necesario, a veces tendremos que girar la cabeza para mirar y comprobar que la maniobra es segura.

Cuando rodamos con la moto, tan importante como tener todo controlado es que nos vean bien. Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez que tras una situación comprometida, el conductor del coche dice “Perdona, es que no te había visto”.  Por eso es muy importante hacernos ver. Para ello, debemos comprobar que las luces funcionan correctamente. También es muy recomendable llevar algo que llame la atención, como un chaleco reflectante.

Debemos usar siempre los intermitentes cuando vayamos a adelantar, hacer un cambio de carril o cambiar de carretera. Siguiendo en la misma línea, cuando circulemos detrás de un coche debemos dejarnos ver por sus retrovisores y no permanecer siempre en la misma posición.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que, aunque circulemos correctamente puede haber otros que no lo hagan, y en caso de colisión siempre vamos a tener las de perder, aunque tengamos la razón.

Por eso, debemos tomar ciertas precauciones como pegarnos a la línea central de la calzada cuando vayamos a hacer un giro a la izquierda, permitiendo que un coche pueda pasar por nuestra derecha fácilmente, incluso si va un poco despistado.

En caso de circular en la ciudad, siempre tenemos que estar atentos a nuestros retrovisores antes de frenar, asegurándonos de que el coche de detrás no nos va a golpear. Si tenemos que parar en un semáforo, lo haremos muy cerca del paso de cebra y a un lado del carril para dejar sitio suficiente para que quepa un coche.

Todo esto se podría resumir en tres puntos: anticipación, visibilidad y margen de seguridad.

Deja una respuesta