Ruta en moto por Galicia

  • Categoría de la entrada:Galicia
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Ruta en moto por Galicia

As pontes – Punta Frouxeira

155 km       3 horas 

En esta ruta en moto por Galicia vamos a poder disfrutar de unas carreteras y vistas impresionantes. Tanto la parte del interior como la parte de la costa no te dejarán indiferente. Vamos a acercarnos al punto más al norte de la Península Ibérica, el faro de Estaca de Bares. Vamos a visitar algún faro y ver unos acantilados espectaculares. Para mí, de los más abruptos de España.

La ruta en sí son unas 3 horas sin hacer paradas, pero es imposible hacerlo en menos de cuatro o cinco horas. Porque os aseguro que tendréis que parar para disfrutar de los lugares por los que vamos pasando a lo largo de la ruta.
Por eso, mi recomendación es que hagáis la ruta saliendo por la mañana y que contéis con que vais a comer durante la ruta. Luego os diré donde. 

Salimos de la localidad de As Pontes (Puentes de García Rodríguez) hacia el norte, por la AC-101 en dirección Ortigueira. En estos primeros kilómetros subimos hacia el monte Caxado, donde pasaremos muy cerca de los grandes aerogeneradores que hay allí “plantados”.

¡¡ No son gigantes, son molinos, mi señor ¡¡

Pues en este caso… no lo tengo tan claro. Podemos ponernos al lado de uno de estos gigantes y decidir nosotros mismos.

Nos vamos a desviar a la derecha unos pocos kilómetros después. Está indicado hacia Bares y O Barqueiro, por la CP-4401. Son 34 kilómetros de curvas, el asfalto está bastante bien y apenas tiene tráfico, por lo que es un tramo propicio para enroscarle un poco al mango 🙂

El final de la carretera sale casi al pueblo de O Barqueiro. Giramos a la derecha y poco después ya vemos la indicación hacia Bares. Giramos a la izquierda y seguimos disfrutando de otros 7 kilómetros de curvas y vistas de la ría, con Viveiro al fondo.
Esta combinación de curvas y paisajes salvajes es característica de una ruta en moto por Galicia.

Finalmente llegamos al faro de Estaca de Bares. Allí normalmente sopla el aire frío del norte, vaya que si sopla… y tenemos una buena vista de los acantilados y el mar abierto.

ruta en moto por galicia
Estaca de Bares

Volvemos por la misma carretera por la que hemos venido (no hay otra 🙂 ), para llegar al pueblo de O Barqueiro. Buscamos el puerto y allí podemos tomar una cervecita con unas vistas increíbles a la ría.

O barqueiro
O Barqueiro

Después de acabar la cervecita vamos a coger carretera hacia Ortigueira, cruzamos el pueblo y en la rotonda seguimos las indicaciones a Cariño, por la AC-862. Llegamos a la localidad de Ponte Mera que es donde está el desvío a Cariño, girando la derecha.

Nuestro objetivo es llegar al faro del Cabo Ortegal, otro lugar idílico de la Galicia salvaje, donde volveremos a ver el mar abierto y los acantilados escarpados típicos de la zona. Se dice que ahí están las rocas más antiguas de la Península Ibérica.

Cabo Ortegal
Faro de cabo Ortegal

Una vez más, volvemo por donde hemos venido y a la salida de Cariño, una vez vemos la gasolinera a nuestra derecha, cogemos el desvío que nos indica San Andrés de Teixido (la primera a la derecha). Es una carretera estrecha de montaña con firme irregular pero bastante aceptable. Vamos subiendo mientras disfrutamos de las vistas que nos ofrece la sierra de la Capelada. En nuestro camino podemos ver vacas, cabras y caballos salvajes sueltos.

Más o menos, a mitad de camino a San Andrés, vamos a ver indicaciones y un camino a nuestra derecha, por el que podemos ir al mirador de Vixía Herbeira. Desde ahí podemos ver los acantilados más altos de toda Europa, y no es que lo diga yo 🙂

Después de recorrer los 15 kilómetros que nos separan de San Andrés de Teixido, tenemos que aparcar la moto fuera del pueblo, ya que no se permite la entrada de vehículos. La arquitectura del pueblo es muy particular y las vistas espectaculares.  

Ahí podemos hacernos con los licores caseros que la gente prepara del aguardiente gallego y que están muy buenos.

Hay un dicho que dice que a San Andrés de Teixido va de muerto el que no ha ido de vivo. 

San Andrés de Teixido
San Andrés de Teixido
Iglesia San Andrés de Teixido
Iglesia San Andrés de Teixido

Después de nuestra visita a San Andrés, vamos a cubrir la distancia que nos separa de Cedeira. Ya después de unas horas sobre la moto, nuestro estómago empieza a pedirnos algo que lo llene. De Cedeira no te puedes ir sin probar su Marraxo (tiburón) a la plancha y los calamares de la ría. Sin duda alguna, en el mesón Kilowatio preparan el mejor marraxo que he probado en mi vida y que por su cercanía a mi lugar de residencia no dejo de comer todos los años.

El Kilowatio es un sitio pequeño que está camino al puerto de Cedeira. Sólo abre los fines de semana y siempre está a reventar de gente. Vale la pena esperar a que quede un poco de sitio libre para probar su cocina.
No reservan y hay gente que se queja de que se está apretujado, así que si eso es problema, hay más opciones en Cedeira.

Ya con el estómago lleno nos tomamos con calma el camino que nos lleva a nuestro último destino y final de ruta, el faro de Punta Frouxeira. Cogemos la carretera hacia Ferrol, la AC-566. Es una carretera que es divertida y bonita a partes iguales. Vamos a pasar por zonas totalmente cubiertas de árboles que nos hacen pensar que estamos cruzando por un bosque.

Poco a poco nos vamos acercando a Valdoviño y antes de llegar se puede ver su playa desde la lejanía.

Valdoviño
Pueblo y playa de Valdoviño

Cruzamos Valdoviño y llegamos a una rotonda. Ahí giramos a la derecha en dirección Ferrol, por la AC-116, buscando el desvío al faro de Punta Frouxeira. El desvío está a unos 3 kilómetros de la rotonda que acabamos de pasar.

El faro en sí no es que sea muy bonito, pero los acantilados que se ven desde ahí son impresionantes. Además podemos ver los restos de las antiguas baterías que utilizaba el ejército para defenderse de los barcos que intentaban alcanzar la costa. Podemos ver los pasadizos subterráneos y andar por ellos y ver lo que eran las antiguas instalaciones de los soldados. Bien es cierto que no están cuidados y han sido objeto de reuniones y botellones de algunas personas, una pena 🙁

Espero que disfrutéis de la ruta tanto como yo lo hago cada vez que ruedo por estos lugares y os llevéis una grata opinión de esta ruta en moto por Galicia.

Deja una respuesta